¿Conoces los beneficios de la curcumina?

La curcumina posee interesantísimas propiedades  entre las que destacaremos su acción antioxidante, antiinflamatoria, digestiva, hepatoprotectora, inmunoestimulante y antiinfecciosa, con lo que es un perfecto complemento es muchas patologías. La cúrcuma se ha convertido en una de las especias más famosas y utilizadas en todo el mundo, no solo por el sabor y color característico que le aporta a las comidas, sino por todas estas propiedades medicinales altamente beneficiosas para nuestra salud.

Su biodisponibilidad aumenta la combinarse con piperina y bromelina, haciendo de este preparado uno de los más potentes del mercado.

La Curcuma Longa L., pertenece a la familia de las Zingiberáceas, de origen asiático cuyo rizoma, de color naranja, es usado como una especia en la cultura asiática, donde está considerada como una planta mágica dadas sus características organolépticas y sus indudables propiedades terapéuticas. Antiguamente, los farmacéuticos de Asia y Europa la empleaban en virtud de la teoría de las «firmas»: como era amarilla parecía totalmente indicada para curar la ictericia y las fiebres biliares, teoría que ha sido confirmada por la moderna fitoterapia. (1).

La referencia escrita más antigua procede de un herbario asirio del año 600 a.C. en el que ya se mencionan sus cualidades como planta colorante.

Entre los principales efectos biológicos destacamos:

  • Actividad antimicrobiana. Se ha mostrado bastante tóxica para Salmonella aunque no para E.coli filtradas. (Tönnesen et al., 1987). También se ha mostrado eficaz inhibiendo la IL-8 inducida por Helicobacter pylori, que puede provocar gastritis o incluso adenocarconoma gástrico.

 

  • Actividad antifúngica. (Banerjee y Nigam, 1978), incluyendo Candida albicans, Candida kruseii y Candida parasilosis.

 

  • Actividad antiparasitaria de la ciclocurcumina. Kiuchi et al. (1993)

 

  • Inhibición de la replicación final de la expresión genética del virus HIV-1, sin causar un efecto significativo en las células (Li et al., 1993).

 

  • Para patologías de piel ha mostrado su efectividad tanto como cicatrizante (Chang y But, 1987), tratamiento de la fístula anal y en general, en cualquier proceso de reparación tisular, como la psoriasis (Bosman 1994), ya que presenta un efecto inhibidor sobre el metabolismo del ácido araquidónico. También se ha mostrado eficaz en cáncer de piel, tanto como preventivo como curativo. (Huang et al., 1991 y 1997b; Azuine y Bhide, 1992; Kakar y Roy, 1994; Bonte et al., 1997; Limtrakul et al., 1997; Parshad et al., 1998)

 

  • Ejerce un efecto protector en el cáncer de estómago (Zhang et al., 1999). Se ha visto que inhibe la activación de varios factores de transcripción que juegan un papel clave en la inflamación de los intestinos, como son el factor nuclear Kappa-ß (NFk ß) o las ß-catequinas (TAYLOR y LEONARD, 2011)

 

  • Ejerce una actividad hepatoprotectora, presentando actividad colerética y colagoga, aumentando el flujo de bilis,  induciendo la contracción de la vesícula biliar y previniendo la formación de piedras de colesterol. (Hussain y Chandrasekhara, 1992); Además protege al hígado frente a sustancias tóxicas. La capacidad antimutagénica de la cúrcuma y de sus componentes también se ha comprobado en el hígado, siendo revisado este papel por Krishnaswamy y Raghuramulu (1998). Algunos autores han observado que la adición de cúrcuma a la dieta estimula la enzima glutatión transferasa, implicada en el metabolismo de xenobióticos (Goud et al., en 1993; Singh et al., 1995).

 

  • Son numerosos los estudios que muestran los beneficios de la curcumina en otros sistema como el respiratorio, en el que ejerce un efecto expectorante o en otros tipos de cáncer como el de pecho o el de pulmón y próstata, ya que es capaz de reducir el crecimiento de tumores y modular los problemas secundarios asociados al cáncer como fatiga, depresión o insomnio (WITKIN y LI, 2013)

 

  • La curcumina es un poderoso antioxidante que influye sobre la expresión de enzimas relacionadas con procesos redox, como la glutatión-sintasa (GTS) o el citocromo P450 oxidasa (CYP-450), capaces de neutralizar las especies reactivas de oxígeno. (GRYNKIEWICZ y SLIFIRSKI, 2012; WITKIN y LI, 2013).

 

  • La curcumina es un potente aninflamatorio, capar de mejorar la inflamación  relacionada con esclerosis múltiple, artritis reumatoide y psoriasis al modular la señal de las citoquinas, un tipo de moléculas proinflamatorias.(WITKIN y LI, 2013). Muy indicada para el dolor crónico en articulaciones y en inflamaciones de boca (los enjuagues con el polvo). Su acción antiinflamatoria consiste en suprimir la liberación de los mediadores inflamatorios, en estimular la producción de cortisona, en inhibir la formación de leucotrienos, la agregación plaquetaria y la respuesta de los neutrófilos a varios estímulos involucrados en la inflamación.

 

  • Se ha comprobado que la curcumina puede prevenir la acumulación de placas beta-amiloide, que se correlaciona con la enfermedad de Alzheimer (WITKIN y Reduca (Biología). Serie Botánica. 7 (2): 84-99, 2014. ISSN: 1989-3620 89 LI, 2013).

 

  • Estudios in vivo muestran la capacidad de la curcumina de reducir el estrés, mejorar la irritabilidad y la ansiedad, modular la depresión y los mecanismos de neurotransmisión modificando la señal celular. (HISHIKAWA et al., 2012; WITKIN y LI, 2013).

 

  • El extracto de curcumina en combinación con ejercicio físico ha mejorado la salud cardiovascular, mejorando la salud del endotelio en mujeres postmenopaúsicas. (Nobuhiko et col., 2012)

Biodisponibilidad

El problema que tiene este metabolito secundario es su baja biodisponibilidad. Estudios en animales han mostrado que la curcumina se metaboliza rápidamente, ya que se conjuga en el hígado y se excreta por las heces, teniendo por tanto una limitación en su biodisponibilidad (DULBECCO y SAVARINO, 2013; GRYNKIEWICZ y SLIFIRSKI, 2012).

Por ello, es necesario conjugar la curcumina con otros compuestos como pueden ser los fosfolípidos, que mejoran su absorción y por tanto, su biodisponibilidad y actividad (WITKIN y LI, 2013).

Nuestro preparado presenta una de las mejores combinaciones del mercado, presentando en una misma cápsula la mejor curcumina fitosomada con una dosis 10 veces mayor que la mayoría de preparados del mercado, 1000 mg por cápsula. La curcumina fitosomada se combina con fosfatidilcolina en una proporción 2:1, lo que aumenta su absorción hasta unas 29 veces más que sin esta tecnología por lo que la dosis utilizada es mucho menor.

 

Dosis diaria recomendada:

Se recomienda de 1 a 2 cápsulas al día, antes de las comidas principales, o la dosis recomendada por un profesional.

 

Contraindicaciones:

Las contraindicaciones que presenta son las siguientes:

– La curcumina puede reforzar el efecto de los anticoagulantes.

– En altas dosis, está contraindicada en caso de cálculos biliares o afecciones de toxicidad hepática grave.

– Se desaconseja el consumo durante el embarazo y la lactancia por falta de estudios.

– No se recomienda el uso en niños y adolescentes por debajo de los 18 años, por falta de estudios.

-A dosis demasiado elevadas pueden dar lugar a irritación de la mucosa estomacal y deben evitarse en pacientes con úlcera gástrica o intestinal.

 

Comprar

Curcumina Fitosomada 500 mg 120 caps – NutriHolistic

 

Fuentes

  1. Mesa, M. D.; Ramírez-Tortosa, M. C.; Aguilera, C. M.; Ramírez-Boscá, A. Y Gil, A. Pharmacological and nutritional effects of Curcuma longa L. extracts and curcuminoids
  2. Chandram, B. y Goel, A. 2012. A randomized, pilot study to assess the efficacy and safety of curcumin in patients with active rheumatoid arthritis. Phytother Res., 11:1719-25.
  3. Delgado-Vargas, F. y Paredes-López, O. (Eds.). Natural colorants for food and nutraceutical uses. CRC Press, 2003.
  4. Dulbecco, P. y Savarino, V. 2013. Therapeutic potential of curcumin in digestive diseases. World J Gastroenterol ; 19(48): 9256-9270. ISSN 1007-9327 (print) ISSN 2219-2840 (online).
  5. Grynkiewicz, G. y Slifirski, P. 2012. Curcumin and curcuminoids in quest for medicinal status. Acta Biochimica Polonica (ABP), 59 (2):201-212.
  6. Nobuhiko Akazawa, Youngju Choi, Asako Miyaki, Yoko Tanabe, Jun Sugawara, Ryuichi Ajisaka, Seiji Maeda. Curcumin ingestion and exercise training improve vascular endothelial function in postmenopausal women. Nutr Res. 2012 Oct ;32(10):795-9. Epub 2012 Oct 15. PMID: 23146777
  7. Taylor, R. y Leonard M. 2011. Curcumin for Inflammatory Bowel Disease: A Review of Human Studies. Alternative Medicine Review, 16(2): 152-156.
  8. Vistel Vigo, M.; Ríos Silveira, I.; Freire González, A. y Silveira García, D. 2003. Curcuma longa L., un estudio integrador. Infogest. Witkin, J. M. y Li, X. 2013. Curcumin, an active constiuent [sic] of the ancient medicinal herb Curcuma longa L.: some uses and the establishment and biological basis of medical efficacy. CNS Neurol Disord Drug Targets , 12(4):1-11.
  9. Shoba GJoy DJoseph TMajeed MRajendran RSrinivas PS. Influence of piperine on the pharmacokinetics of curcumin in animals and human volunteers. Planta Med. 1998 May;64(4):353-6.
  10. (10)Conrozier, Thierry, MD; Mathieu, Pierre, MD; Bonjean, Monique, MD; Marc, Jean-François, MD; Renevier, Jean-Luc, MD; et al.. Alternative Therapies in Health and Medicine, supl. Supplement 1 20  (Winter 2014): 32-7.

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Únete al Club

Club para personas con enfermedades autoinmunes

Entra en tu cuenta